(Gracias al activista autista Fran Riba por la foto que ilustra esa entrada).


Quienes practican ABA son muy parecidos a los anti-vacunas o a quienes promueven curas contra el autismo (como los adeptos al dióxido de cloro, por ejemplo) en su sectarismo y en la profesión de «fe»; en su caso, disfrazada de cientificismo. Se sienten muy confiados de sus supuestos estudios sobre la efectividad de sus intervenciones pero desprecian sistemáticamente las voces de la propia comunidad autista que se opone a ellos. La ética no es «científicamente» demostrable. Los derechos humanos no pasan por estudios ni metanálisis.

Algunas precisiones:
1. El ABA es una técnica profundamente capacitista que busca modificar la conducta de los autistas sin preguntarse el por qué de dicha manifestación. Por ejemplo, buscan suprimir stimmings (estereotipias) sin considerar que son manifestaciones regulatorias y adaptativas de la persona autista. O buscan eliminar la «agresividad» sin considerar que esta pueda ser producida por un entorno poco amigable o por la falta de un sistema de comunicación aumentativa alternativa a falta de lenguaje oral.
2. Señalan que funciona. En efecto, funciona para suprimir conductas que son consideradas «anormales» o «disfuncionales». Busca normalizar al autista. Desde el paradigma de la neurodiversidad sabemos que el autismo es una condición y una identidad. Intentar extinguir su manera de ser, sentir y pensar, es un atentado contra su dignidad y sus derechos fundamentales.
3. Los practicantes de ABA señalan que los cientos y cientos de testimonios de autistas contra sus métodos son datos «anecdóticos», nada «científicos». Muestran, así, un profundo desprecio hacia los colectivos autistas. El relato de las víctimas les parece anécdota. La lobotomía también «funcionaba» a las expectativas normalizantes.
4. «Nada sobre nosotros sin nosotros» es una frase usada por los colectivos autistas. Si las propias personas autistas nos advierten contra los peligros del ABA, deben ser escuchados. No hay voces más autorizadas sobre el autismo que las de la comunidad autista.
5. Hay muchos cuidadores a favor del ABA. Ningún colectivo de personas autistas lo apoya o recomienda. Al contrario, por ello crearon la campaña «StopABA».
6. Invitamos a los cuidadores de personas autistas a revisar los enlaces que hemos compilado. Son una pequeña muestra de denuncias de personas y colectivos autistas contra el ABA. Usted decide si su hijo o hija es tratado por un método que cientos de adultos autistas consideran peligroso, violento, abusivo y dañino:

Páginas de colectivos o personas autistas contra ABA (en castellano):


Páginas de colectivos o personas autistas contra ABA (en inglés):

Deja tu comentario

20 − siete =