Se define el «infodumping» como el exceso de información. En el mundo de la narrativa está relacionado con aquello que es innecesario para el lector. En el mundo del autismo designa la actitud del autista al compartir sus intereses profundos (sus pasiones), volcando todo su saber hacia el otro sin, aparentemente, evaluar la pertinencia de aquello que transmite al oyente.

Suele pensarse que esto tiene que ver con una serie de dificultades (desde la perspectiva neurotípica) en la teoría de la mente (la comprensión de las emociones y las intenciones de los demás) que imposibilitarían el percatarse del aburrimiento, por ejemplo, generado. Si bien existen retos para «leer» las claves del contexto de la forma en qué típicamente se espera, esto es una explicación parcial. Muchos autores autistas, como Amythest Schaber, denominan al infodumping como un «lenguaje del amor», es decir, una forma distinta de dar (y de recibir) afecto.

Compartir el saber ligado a sus pasiones es una forma privilegiada del afecto autista. Si usted lo recibe debe de sentirse afortunado y honrado, quiere decir que la persona que se lo otorga lo considera tan importante que puede ser depositario de aquello que es tan preciado para él. El pensamiento que habita detrás de este exceso informativo es el siguiente «esto que es tan valioso para mí merece ser compartido, si tú lo tuvieras serías tan dichoso como yo, por ello quiero regalártelo todo».

Evidentemente, con esto no queremos decir que no debamos negociar la cantidad de información que podemos procesar en ese momento pretendiendo un falso interés. Mal haríamos en devolver con hipocresía una muestra de amor. Si el contenido nos abruma debemos decirlo, correspondiendo con amabilidad el afecto.
De lo que se trata es de no prejuzgar la conducta desde una perspectiva neurotípica. Comprender la empatía autista y el modo en que su afecto se expresa, pasa por la voluntad de conocer y de apreciar las formas en las que se estructura su sentir. Si no recibimos afecto de un autista de la manera esperada, es natural… ¿cómo podría dárnoslo de un modo neurotípico? Un autista da amor de modo autista. Enriquezcamos nuestra experiencia afectiva al comprenderlo y decidir recibirlo. Los mejores regalos, muchas veces, son inesperados; lo que nos cuesta se atesora con mayor alegría. Así el apreciar el infodumping como el resto de las formas del amor autista, recordando aquella frase de Spinoza: «todo lo excelso es tan difícil como raro».

Deja tu comentario